Alarga la esperanza de vida de tu iniciativa ética

Este fin de semana estaba charlando con una buena amiga que trabaja en una fundación. Como se va a trasladar de ciudad, está planteándose cambiar de trabajo pronto.

Me pedía recomendaciones para su Linkedin y estuvimos trasteando la plataforma. Me envió amistad (vaya, amistad virtual Linkediniana, que de la otra, de la de verdad…ya tenemos, y va bien, gracias!).

Y luego estuvo chafardeando mi perfil, claro.

Para eso están los perfiles.

Ahí vio algunos ejemplos de nuestro trabajo. En concreto, la memoria de actividades chula chula que diseñamos para la cooperativa Drecera. (Si aún no sabes lo que es una memoria, o si te mueres de curiosidad por ver cómo la hicimos, puedes verla en nuestra web).

Ostras, ¡¡se le iluminó la mirada!!

Resulta que la semana pasada, “dirección” les encargó a ella y a su compañera que hagan la memoria.

Pero no como siempre, no.

No un simple Word.

Tiene que ser una memoria chula, visual y clara, “porque da más puntos”.

No me supo decir dónde es que da más puntos. Pero se refería a licitaciones, concursos, subvenciones.

Vaya, no sólo es que hacer una memoria chula ayude a leerla y entenderla a quien la recibe.

Es que, además, “suma puntos”.

Y ya sabes, en esto de las licitaciones, hay que agenciarse todos los puntos posibles en todo aquello que esté en tu mano.

Como en el tragabolas.

Cuantos más puntos tengas antes de preparar la documentación, mejor:

+ Más proyectos guapos financiados.
+ Más meses de supervivencia (o mejor dicho: mayor esperanza de vida para tu iniciativa).
+ Más impacto social

Vaya, que hacer una memoria chula es como instalar un ascensor en tu oficina. No sólo facilitas que puedan llegar personas con movilidad reducida. El resto de personas también van a poder acceder más fácilmente, sea cuál sea su situación.

Por cierto, volviendo a mi amiga. Me explicó que ese ente abstracto llamado “dirección” solo les daba dos semanas para hacer la memoria.

Otro clásico.

La memoria anual no es importante hasta que se convierte en imprescindible. Y de golpe te quema las manos.

Así que, para ti también, si quieres una clase donde te damos las claves prácticas para diseñar tu memoria de actividades, así como una plantilla de diseño personalizable y una propuesta de índice de contenidos, tienes nuestro curso: Diseña ya tu memoria anual.


PD: El curso se publica esta semana. Y si esta semana no puedes verlo, pues nadaaaa, ya lo verás más adelante. En diciembre si quieres, cuando ya no te sirva de nada la memoria. Es broma. Puedes acceder a los contenidos siempre que quieras, así que no caduca. En el enlace de arriba.

Varias veces a la semana envío correos como éste a las personas suscritas a mi lista. En ellos te doy consejos para mejorar tu comunicación personal y la de tu proyecto. Si quieres recibirlos todos directamente en tu buzón, suscríbete aquí abajo:

Y ya que estamos, te envío la Mini-guía “Lecciones de ventas de la Paquitina (mi frutera)”

Tratamiento de datos