Consejo de una profesora ronca

Hace días que no voy a mi clase de yoga militar.

Entre las nieves y el resfriadillo que llevo encima, estoy haciendo bondad, como se dice por aquí.

Pero si hoy me oyes hablar, me confundirías con Moisés (si has llegado hace poco, es el instructor de ese estilo de yoga tan peculiar).

Vaya.

Que tengo la voz ronca, como Moisés o el mismísimo Sabina en sus últimos conciertos.
Suerte que no tengo un podcast, con lo de moda que están.

Es un clásico: Cuando se me junta un resfriado con una clase, como la que dí ayer, acabo con ronquera.

Y me sobresalto yo sola cada vez que abro la boca.

— ¡UHH! ¿Quién anda ahí?

Jajaja.

Bueno, ayer di una clase de comunicación personal en la Cerdanya. Un grupo de mujeres reducido, divertido y muy motivado.

Éramos 5 personas nada más.

Y aun así, le di caña a la voz (y no fui la única, ¡¡menudas son ellas!!). Así que hoy lo estoy pagando.

Pues ya ves.

En el curso “Disfruta de hablar en público” tenemos un módulo para cuidar la voz. Para aprender a proyectarla en auditorios grandes (como hacen los actores de teatro, que logran susurrar y que se oiga en la última fila).

Cuidar la voz es súper importante cuando das charlas (esto que te digo a ti, en realidad es una nota mental para mi!).

Porque a mi, que lo trabajo y lo predico, se me va la olla con el tema de la voz demasiadas veces.

Y es que toda la teoría sobre cómo hablar en público es apasionante. Hay un porrón de aspectos a revisar, a mejorar, a probar, …y como en la vida, de tanto en tanto, toca parar para hacer un repaso y volver al punto de partida.

Así que si ya tienes costumbre de hablar en público, el curso también es para ti.

Porque vamos a ver en profundidad muchas técnicas prácticas. Para que vuelvas a aplicar aquello que funciona (y que quizás olvidaste por el camino), y para que puedas desaprender los vicios adquiridos (esto último, te lo advierto, es lo más difícil).

Y además, usaremos las clases en directo para que nos muestres todo lo aprendido, haciendo prácticas en grupo y dándote retroalimentación.

Te lo dice una profe ronca: Aprende a cuidar tu voz y a incorporar técnicas para dar vidilla a tus clases, reuniones e intervenciones en público.

PD: Mira todos los temas que tocamos respecto a la voz en el módulo 4. En el enlace de arriba.

Varias veces a la semana envío correos como éste a las personas suscritas a mi lista. En ellos te doy consejos para mejorar tu comunicación personal y la de tu proyecto. Si quieres recibirlos todos directamente en tu buzón, suscríbete aquí abajo:

Y ya que estamos, te envío la Mini-guía “Lecciones de ventas de la Paquitina (mi frutera)”

Tratamiento de datos