Hacerse llamar PROFESIONAL es de AMATEURS

Es un clásico. 

Entras en una web, y ves toooodas las maravillas que predican quienes la han redactado: “Somos profesionales, somos eficientes, somos atentos”. Todo eso rodeado de fotos de equipos multidisciplinares y multiculturales que son de todo menos de aquí. Muy patriarcal todo. Y muy frío, y poco creíble. 

Sobre todo poco creíble. 

Si tienes que estar predicando todas tus cualidades vestidas de mil adjetivos empalagosos, quizás hay alguna cosa que no te va del todo bien. 

Las personas a las que les va bien, no te dicen lo fantásticas que son. Simplemente lo son. Lo transpiran, lo rezuman. Y nos llega. Y ahí, una de dos…o nos genera rechazo, o nos conecta a saco.

Lo que no nos genera es indiferencia.

Y mucho menos aburrimiento. 

Cuando logras transmitir de forma auténtica lo que eres, sin máscaras, ni convenciones o protocolos, no queda otra: tu mensaje llega al otro lado, impacta y provoca una reacción. 

Es súper potente. Una fuerza irresistible. 

Y el problema es que nos han enseñado a comunicar siguiendo un mismo modelo: introducción, nudo y desenlace. Sujeto, verbo y predicado.

Y no pongas palabrotas, joder.

Ni expresiones incorrectas, cachundena.

Y las fotos: en las fotos, sobre todo que no haya arrugas, que todo el mundo sonría…y en el apartado de contacto…¡YA LO TENGO! ¡GRAN IDEA! ¡Que salga una teleoperadora maquillada, sonriente, y sobre todo normativamente guapa! 

Vale, en proyectos con valores no usamos a la teleoperadora. Pero también tenemos nuestros vicios: ponemos grupos de gente mirando al dron, con los brazos abiertos. Muy cooperativo todo, os lo pasáis muy bien…pero…y yo ¿con quién conecto? 

Vaya, que comunicar, comunicamos siempre, lo queramos o no. Y si no decidimos qué queremos comunicar, comunicaremos cosas que no queremos comunicar. Y el comunicador que lo descomunique,… (perdón, que me voy….)

Así que tú dirás. ¿Quieres seguir comunicando todo aquello que NO has decidido? O quieres decidir lo que quieres comunicar de forma auténtica y provocar una reacción en la gente:

Que se sume a tu causa.

Que te apoye.

Que hable de tí.

Que te compre una y otra vez. 


Pues eso sólo puedes conseguirlo parando, revisando tu comunicación, y definiendo una estrategia.

Y ahora tienes una oportunidad de hacerlo. En sólo un mes puedes pasar de comunicar lo que sea, a comunicar lo que quieres.

Y hacerlo de forma auténtica. Sin adjetivos empalagosos.

En nuestro curso online de comunicación transformadora.

Lo haces a tu ritmo, y me tienes a tu disposición para resolver cualquier duda que tengas (relacionada con el curso, claro!). 


Y tú sigues por aquí, leyendo.
Como si no fuera contigo.
No si…ya te vale… 


PD: ¡Espabila! El enlace está arriba. 

Varias veces a la semana envío correos como éste a las personas suscritas en mi boletín. En ellos te doy consejos para mejorar tu comunicación personal y la de tu proyecto. Si quieres recibirlos todos directamente en tu buzón, suscríbete aquí:

Tratamiento de datos