La oveja lideresa y la dispersión de ideas

Este fin de semana he estado observando un par de ideas:

X) Cómo funciona (literalmente) la dinámica en un rebaño de ovejas sin perro ni pastor.

Y) Por qué ir de un lado a otro a salto de mata explicando tu proyecto sin claridad, no te lleva a ningún lado.

Y he establecido la relación entre la idea X y la Y (como si no fuera evidente desde ya).

Así de ociosa he estado. 

Te explico. 

Porque hay matices guapos. 

Todo empezó el sábado por la noche, cuando estaba a punto de dormir. En casa reina un silencio que a veces rompe los tímpanos. Pero el sábado, empecé a oir un sonido de campanillas de fondo…y cómo poco a poco el volumen iba subiendo. 

Al asomarme a la ventana, veo el jardín lleno de ovejas. Comiendo la hierba. El jardín es abierto y compartido por varias viviendas. Y suele estar impecable…Y allí estaban ellas, impasibles. Comiendo y cagando en perfecta armonía. Qué felicidad.

Hasta que una de ellas, la lideresa, echó a correr. Y en cerocoma estaba todo el rebaño corriendo detrás de ella, como si les fuera la vida. Como su hubieran visto al lobo. 

Pues mira, el sábado por la noche me hizo mucha gracia.

Yo, exurbanita en proceso de rehabilitación.

Soltando grititos de emoción.

Haciendo vídeos para las redes sociales.

Como los que se paran en el arcén a hacerse selfies con les vaques.

Igual de patética. 

Esta mañana a las 7:00h cuando me han despertado con sus campanitas antes de que sonara mi alarma, ya no me reía tanto. Porque las tías se han tirado tooodo el fin de semana haciendo lo mismo. Una y otra vez. Paseando por el vecindario sin rumbo. A golpe de lideresa (un rol muy cooperativo que iba cambiando). Foloudelideresa.

Hasta que volvían.

Y por el camino, campanitas. Miles de campanitas. Y cagadas, claro. Las que he pisado esta mañana para salir de casa. Las que aún siguen enganchadas a la suela de mi zapato.
 
Qué moninas las ovejas.

Pues nada, que luego he estado dándole vueltas al tema.

Y es cuando lo he entendido. Cuántas veces hacemos las cosas porque hemos visto a alguien hacerlo antes, y pensamos que eso nos lleva a algún lado. 

Ui…voy a hacer una story explicando mis reflexiones del día. 

Ai…voy a hacer un vídeo explicando lo afortunadas que nos sentimos porque nos han invitado a un evento megaguay que hasta hoy no conocíamos

Oi…voy a hacer un sorteo en las redes para ganar miles de nuevos seguidores

El problema de copiar lo que hacen otras personas, es que no tenemos información sobre cómo les está funcionando eso que copiamos. Y que ni siquiera lo estamos haciendo con un objetivo.

Igual, al principio, le hacemos gracia a algunas personas. Pero poco a poco vamos a empezar a resultar cansinas. Y además, vamos a dejar un rastro de mierda.

Así que las probabilidades de fracasar son muy grandes. 

Pero a lo mejor ni nos importa, porque por el camino hemos estado a tope haciendo cosas. Sentirnos ocupadas muchas veces nos aleja de lo importante. De conseguir resultados más allá de nuestro esfuerzo. 

Preferimos dar vueltas y vueltas en el mismo sitio durante días, que pararnos a pensar. 

Si quieres menos esfuerzo y más resultados, te toca liderar (y liderarte). Pero no como la oveja espontánea, sino como el perro pastor. Con dirección y firmeza.

Es lo que trabajamos en nuestros proceso de mentorías. Te ayudamos a profundizar en tu proyecto, aclarar ideas, y te acompañamos para que definas tu camino.

A mejorar la solidez de tu proyecto y a comunicarlo con la potencia (y la sensibilidad) que merece.

Aprendiendo a generar expectativas guapas en tu comunicación, y a cumplirlas (o superarlas) cuando ya te han comprado.

Para que la próxima vez que comuniques, la gente se pare a escucharte. 

Para que consigas un mayor impacto con el menor esfuerzo posible. Y para que puedas descansar. 

“Afilar el hacha”, le llaman.

PD: Pasa de copiar, siempre es mejor que te copien. Foloumi. Así siempre irás por delante. Apúntate en el enlace de arriba. 

Varias veces a la semana envío correos como éste a las personas suscritas en mi boletín. En ellos te doy consejos para mejorar tu comunicación personal y la de tu proyecto. Si quieres recibirlos todos directamente en tu buzón, suscríbete aquí:

Tratamiento de datos