¿Qué puede dar más miedo que la muerte?

El 75% de las personas tiene miedo a hablar en público.

Más de 7 de cada 10. Eso es una burrada.

Es más, el miedo a hablar el público es incluso mayor que el miedo a la muerte. ¿QUÉEEEEE?

Con este dato se me cortocircuitan las neuronas. Siempre pienso cuál debe haber sido la metodología para extraerlo.

Yo interpreto que se trata de dos estudios por separado y luego se comparan los porcentajes.

Porque dudo que el resultado sea el mismo si nos preguntan:

– ¿Tú qué prefieres ahora mismo, que te mate o hablar ante una audiencia de 300 personas?

– ¡Prefiero la muerte!

Jajaja…no sé, no me cuadra…

En fin, el caso es que esto es real. Lo del miedo a hablar en púbico, vaya.

Cada vez que empezamos un curso sobre hablar en público, lanzo esta petición al grupo:

– Levanta la mano si tienes miedo antes o durante una presentación en público.

Siempre me sorprende la respuesta. En grupos de unas 30 personas, sólo hay entre 4 y 6 personas que no levantan la mano (depende del grupo), y que miran a su alrededor con ojos de plato, en plan, flipando de ser tan pocas.

También es cierto que la muestra es enana y está muuuy sesgada, porque es gente que se ha propuesto mejorar hablando en público y trabajar su miedo. Sino no se habrían apuntado.

Una vez, una chica me explicó que una semana antes de hablar en público sufría jaqueca y vómitos.

La envié a terapia.

Que nuestro curso mola, ¡pero tiene sus límites!

No sé si consiguió arreglar lo de los vómitos. En todo caso, ella, con todo lo que lo costaba exponerse, siguió adelante con el curso. Una máquina.
Y lo cierto es que su presencia en los ejercicios fue ganando más y más confianza. Eso sí lo puedo afirmar. La mejora fue súper bonita.

En fin, que si a ti también te pasa que te sudan las manos, o te da miedo que se te quede la mente en blanco, o que se te olvide lo más importante de la charla, si te tiembla la voz o tienes problemas para dormir la noche anterior, ahora tienes la oportunidad de trabajarlo en nuestro curso “Disfruta hablando en público”.

Porque todo se puede entrenar. Y aquí vas a poder hacerlo desde la comodidad de tu casa, a través de la pantalla. En un espacio de seguridad porque vas a compartir tus miedos con otras personas que lo sufren tanto o más que tú.

PD: Apúntate en el enlace de arriba.

Varias veces a la semana envío correos como éste a las personas suscritas a mi lista. En ellos te doy consejos para mejorar tu comunicación personal y la de tu proyecto. Si quieres recibirlos todos directamente en tu buzón, suscríbete aquí abajo:

Y ya que estamos, te envío la Mini-guía “Lecciones de ventas de la Paquitina (mi frutera)”

Tratamiento de datos